El Ermitaño de Paco: Lo mejor de la mar en tu mesa

Durante el puente de la Constitución he tenido oportunidad de volver a comer en el Restaurante El Ermitaño de Paco, un lugar de visita obligatoria si pasan por Jerez, un sitio bastante particular por su arquitectura en forma de Ermita, de ahí su nombre, que lo hacen realmente especial y diferente.

Normalmente soy muy de comer carne, pero pasar por allí y no tomar pescado sería pecado, ya que su propietario, Don Paco Lechuga, suele ir por la mañana a la lonja y seleccionar personalmente las mejores piezas.

Disfruté de una exquisita urta y opté por tomarla simplemente a la plancha, acompañada de ensalada, creo que es la mejor forma para poder disfrutar del auténtico sabor de un pescado salvaje, de la mar a la mesa. Mientras que me la cocinaban y urta frespara ir abriendo boca, tomé unos langostinos de Sanlúcar de Barrameda que eran un auténtico espectáculo de sabor, todos sabemos que no hay mejor langostino que el Sanlúcar. Para acompañar a estos dos productos del mar me decidí por un vino blanco como el Tierra Blanca, producto de tierras gaditanas y de un sabor realmente agradable al paladar.

Durante la comida, tuve oportunidad de conversar un rato con el propietario, quien suele tener un trato bastante cercano con sus clientes habituales, el cual aparece en la fotografía y me dió una muy buena noticia y es que ahora qué se acerca el invierno tienen intención de poner de nuevo en marcha un horno de piedra que utilizaban para cocinar el pan, pero en ésta ocasión lo que van a cocinar van a ser cochinillos, algo difícil de encontrar en Jerez de la Frontera.

Así que Paco, no tengas dudas de que volveré pronto a visitaros y muchísimas gracias por el magnífico trato que recibo siempre que os visito.